Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2009

Regreso a la Galicia de sus abuelos

Imagen
MSolo con escuchar cómo la voz se le va acelerando, se intuye lo que significa para ella estar pisando la tierra donde nació su abuelo. Él fue uno de los millones de gallegos que tuvieron que emigrar a América a principios del siglo pasado. Ella, Cecilia, es una de las 27 personas que, con un programa de la Xunta, ha pasado parte del verano en Galicia, la tierra mil veces evocada por su familia.

El abuelo de Cecilia emigró a Uruguay y se enamoró de una uruguaya. Los años pasaron, echando raíces con otro acento. Cuando su nieta, con 28 años, conoció Galicia era como si llevase aquí toda la vida. Con la añoranza del emigrante que no regresa, su abuelo le hablaba de aldeas, de meigas y de una Galicia amada que dejó en 1914.
Se subió a aquellos trasatlánticos que se ven en las postales antiguas, y sus hijos y nietos crecieron escuchándolo falar, imaginando el día en que la conocerían. Pero les faltaba la plata: «Un euro son 34 pesos uruguayos», explica Cecilia.
Nacida en Montevideo, diseñado…

El calor llena las playas y vacía los centros de salud

Dos y media de la tarde. El centro de salud de Monte Alto-A Torre, en A Coruña, está desierto. Las playas cercanas, como la de San Amaro o la de Orzán, están a rebosar. Es, prácticamente, la primera semana de temperaturas altas en Galicia en lo que llevamos de verano. La vida se hace al aire libre, en los bares y en el mar; los centros de salud están vacíos, ni un alma. La gente ha cambiado de receta médica: Adiós pastillas, bienvenida playa. O, al menos, eso se deduce de la soledad que reina en las salas de espera. «Pero a partir de las seis de la tarde, empezará la gente a llegar», comenta la administrativa del centro sanitario.
Poco menos de las cuatro de la tarde. El sol está en su apogeo. Centro de salud del Ventorrillo, uno de los más concurridos de A Coruña, al menos así lo fue durante julio. Una sola persona en el mostrador. Pregunta por una cita. Tres personas más llegarán en la media hora siguiente. Relajadamente. Apenas hay movimiento. «La mañana ha sido tranquila, aunque ta…

«Para los buenos habrá trabajo»

Imagen
Alicia lo tiene claro: «Para los buenos siempre habrá trabajo». Alicia Villalba Sánchez ya sabía cuando estudiaba cuarto de la ESO en su Mondoñedo natal que lo que le apasionaba era el Derecho. No le asustaba que ya por entonces fuese una carrera con bajos índices de inserción laboral. Tenía las ideas muy claras y se fue a estudiar a la Universidade de Santiago. «Porque sabía que era la mejor», asegura con firmeza.
«Derecho es difícil y primero es aburrido», explica María. «Pero si te gusta, cada año es más interesante. El problema es que muchos estudiantes entran por descarte de otras carreras, no porque realmente les guste la materia; pero si la elección es por vocación, la carrera cumple las expectativas», añade.
En los últimos índices, Derecho se posiciona entre las profesiones con menos futuro, algo con lo que María no está totalmente conforme: «Es cierto que este mercado está saturado, tanto el laboral como el académico, pero hay otras vías como la especialización en Derecho del T…