Venecia, la deseada


No puedes descender de la estación de trenes de Santa Lucía, contemplar extasiado el agua, y, de camino al puente de Scalzi, hacerte con un mapa de la ciudad o con una de esas horribles guías de "Venecia en 24 horas". Es un sacrilegio querer guiarte por el falso y tramposo sentido de la orientación.
Sigue leyendo en Modan Fashion

Venecia es también un matrimonio mayor que pintaba sobre sus lienzos las columnas de una iglesia; es el día en que presencié una caravana de góndolas donde sólo faltaron las bocinas; es el San Marcos de relatos y salón de baile; es el lugar perfecto para comprender que fácil y dificil son términos relativos, y que el alma y el cuerpo tienen que ir a la par; que las paranoias viajan contigo en la maleta; que la actividad, así como la inactividad, pueden ser tu mejor aliado, o tu más cruel destructor; que del sol a la lluvia, y viceversa, se puede cambiar en cuestión de segundos... Venecia son suspiros, son clases spagnolo-italiano, son canciones en los vaporettos, son las escaleras cargada con la bolsas amarillas del supermercado, porque incluso en Venecia, uno se hace de cotidianidad.
Sigue leyendo en Tu Aventura

No sólo hay campo y calle, es imposible querer comprender su interminable terminología de ponte, salizzada, riva, sotto-portico, piazzale… Lo que sí es necesario, y es ésta la cuarta regla, es respirar profundamente en cada Fondamenta. Avenidas inmensas de cara al mar, como la Fondamenta Zattere, que, alejada de turistas, se presenta diáfana en un cara a cara con el barrio de la Giudecca, situado en la isla de enfrente.
Sigue leyendo en Soitu

Comentarios