Anton Corbijn: «Mucha gente se plantea alguna vez cambiar su vida»


Anton Corbijn, el director de «El americano», la película que nos muestra el lado más atormentado de George Clooney, reconoce que con ésta ha pretendido hacer un homenaje al «spaghetti western». No es por tanto casual que la historia de Jack, este asesino a sueldo en busca de redención, se desarrolle en la región italiana de Abruzzo.


«Muchos americanos tienen origen italiano. De ahí, esa fascinación por Italia. Lo que pasa es que la mayoría de las películas se ruedan en Venecia, Roma o la Toscana, no en un lugar como éste, alejado de turistas», explica el director, y añade: «Por ese motivo decidimos continuar aquí el rodaje, a pesar de que entre que localizamos y rodamos ocurrió el terremoto del L'Aquila. Los italianos nos lo agradecieron mucho. Además, la peor forma de mirar un país es como turista».
Otro aspecto en común con el mítico género italiano es el modo de dosificar la información: «Aquí no es importante conocer demasiadas cosas del protagonista». «Es suficiente —matiza Corbijn— con ser testigos de cómo su amor por construir va desembocando en el amor por una mujer». Aspectos que la convierten, según el propio director, en «una película diferente», donde el temor inicial residía en que el actor fuese a eclipsar al personaje. Dudas que quedaron disipadas al inicio del rodaje: «Jack es un personaje tan oscuro y Clooney lo interpreta tan bien, que logras olvidarte de la estrella».
Sigue leyendo en ABC

Comentarios