Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

La lengua de los niños judíos

Imagen
Shalom. Hola. Barukh haba. Bienvenido. Rav todot. Muchas gracias. Si la transliteración del hebreo al castellano es ya complicada, aún más lo es, para un hispanohablante, aprender hebreo con su caligrafía original y leyendo, como hacen los judíos, de derecha a izquierda.  Sin embargo, Mena, Igal o Daniel, a pesar de llevar toda su vida en España, se desenvuelven en hebreo con agilidad y soltura. Son algunos de los niños de la comunidad judía residentes en Ceuta que acuden por las tardes a la sinagoga para recibir clases de su lengua materna. El 20 de febrero de 1984, coincidiendo con la víspera del ‘Día Internacional de la lengua materna’, que se celebró ayer, el escritor húngaro Sándor Márai, exiliado en California, dejó anotado en su diario: “El problema crítico de todas las emigraciones es en qué medida asimila el desplazado el idioma de la comunidad que lo acoge, en detrimento de su lengua materna. (...) Cuando uno escribe en una lengua extranjera puede expresar ideas, pero ‘escribir…

Más de 9.000 naranjas (para hacer mermelada)

“El tiempo no existe. El tiempo sólo son las cosas que te pasan, por eso pasa tan deprisa cuando a uno ya no le pasa nada. Después de Reyes, un día notarás que la luz dorada de la tarde se demora en la pared de enfrente y apenas te des cuenta será primavera. Ajenos a ti, en algunos valles florecerán los cerezos y en la ciudad habrá otros maniquíes en los escaparates”. De este modo comenzaba el escritor Manuel Vicent un artículo sobre la llegada de la primavera, y, en consecuencia, el paso del tiempo.  Aún quedan resquicios de la resaca de Navidad cuando se empiezan ya a anunciar los carnavales y la Semana Santa. Una señal inequívoca de que la primavera habrá llegado será que las calles abandonen el gris invernal y se llenen de colores. Será la imagen del naranjo en flor.
El tiempo pasará y Ceuta se llenará de flores de azahar; pero, de momento, los naranjos de Ceuta se encuentran en la época idónea para la recogida del fruto. Algo que conoce muy bien Francisco Javier Beltrán y sus compa…

Hay 190 gatos, ¿quiéres uno?

Imagen
"Dios hizo el gato para ofrecer al hombre el placer de acariciar un tigre”. Esta mítica cita de Víctor Hugo se materializa al entrar en la sala, un pequeño espacio que rebosa de gatos. Atigrados, blancos, negros, de angora... Estamos en la nave que la protectora de animales de Ceuta destina al cuidado de felinos, y da la sensación de que allí no entra un animal más. “Habréis perdido la cuenta de cuántos gatos hay aquí...”, cuestiona EL PUEBLO. “No, hay 190”, responden, mientras van nombrando a cada uno y contando sus historias. Cariñosos, juguetones y curiosos, ellos se acercan al intruso y huelen si es o no de fiar. Después, escalan, arañan la mochila, se suben en los hombros como si fuesen loros y maúllan exigiendo una pequeña atención, algún mimo que agradecer con un ronroneo. Los 101 dálmatas se quedarían en poca cantidad. Impresiona ver a cerca de doscientos gatos juntos. Ni la mísmisima filósofa María Zambrano, que durante su exilio romano se hizo famosa en la Plaza del Popolo …

'Kosher' o lo que es correcto

Imagen
Según la Torá, solo podemos comer los pescados que tengan espinas y aletas”, cuenta José Amar Obadía, encargado de ‘Happy Kosher’, la única tienda de comida judía que hay en Ceuta. “Pero además, la Torá especifica: ‘Todos los peces que tienen escamas, tienen aletas’. Que en la Torá ya aparezca escrita esta ley natural antes de que hubiese biólogos, demuestra el origen divino de nuestro libro sagrado”, añade.  Es una de las premisas que la religión judía dicta a sus fieles. ‘Casher’, del hebreo, o también conocido como ‘kósher’, significa ‘correcto’, y es aquello que cumple los preceptos, según se recoge en el Levítico 11, de lo que los hebreos pueden o no comer.

 “Por eso, en nuestro negocio, tanto la comida como la bebida tienen la etiqueta ‘casher’, añade Amar, “así nos aseguramos de que unas galletas no tengan manteca de cerdo o que una sopa no lleve colorante animal”.


En Ceuta, con una comunidad israelita que ronda los setecientos fieles, solo ‘Happy Kosher’, en la calle  Salud Tej…