El PSOE continuará con la pelea, aunque sea desde la oposición


A las once de la noche la victoria, de los otros, es aplastante. Los simpatizantes empiezan a abandonar la sede del Partido Socialista. Atrás quedaba una larga jornada que había comenzado a primera hora de la mañana.
El secretario general del PSOE, José Antonio Carracao, y el candidato al Senado, Aquilino Melgar, habían votado a las diez en el colegio ‘Miguel Hernández’. Una hora después lo hacían las candidatas al Congreso y al Senado, María del Carmen Ruiz y Mayda Daoud, en el instituto ‘Almina’. A partir de ese momento, el día se convirtió en un ir y venir. Los socialistas estuvieron en todos los colegios. Como habían anunciado, trabajaron y pelearon hasta el último momento.

A las ocho de la tarde, Carracao, Ruiz y Melgar entraron en la sede. Dentro aguardaba Daoud y una veintena de simpatizantes ‘enganchados’ a la tele. Malas previsiones, pero ánimo. Carracao inicia un debate en la sala conjunta. “Me da miedo lo que puedan hacer los del Partido Popular”, sostiene ante Maruchi, presidenta de ‘Mujeres Progresistas’.
Empiezan los paseos de un lado a otro de la sede. Un niño juega y la abuela recuerda a las generaciones que han pasado por el socialismo ceutí, las que ahora se muerden las uñas con los primeros resultados. A Daoud le llegan los primeros lamentos a través de las redes sociales. “Vamos a volver a 1957”, le deja escrito, con la batalla perdida ya a las puertas, un amigo de ‘Juventudes Socialistas’, a través de Facebook.


Poco antes de las nueve de la noche, los primeros sondeos que anuncia la televisión son demoledores para el PSOE. España se colorea de azul. Melgar observa desde una esquina, con templanza. Carracao, a su lado, apoya, como ha hecho hasta ahora, a sus chicos. Ruiz asume el peso de responder ante los medios y vigilar que todo esté en orden. No pierde la fuerza que la ha acompañado desde que asumió el reto de ser la aspirante a diputada de unas elecciones en las que todo jugaba en contra del PSOE. Mientras, la candidata más joven, Daoud, se refugia en evasiones. Se queda, como todos ellos, con el aprendizaje. El escrutinio del 10% de los votos dan una mayoría absoluta al PP con 176 escaños frente a los 110 del PSOE. Las caras tristes se alegran un poco cuando alguien apunta: “En el Polifuncional del Príncipe y en el ‘Reina Sofía’ hemos arrasado”. Queda el apoyo de algunos ceutíes, fuertes aunque sean pocos.
Frente a la impasibilidad de los candidatos, que aguantan el tipo, los afiliados lanzan rencores y lamentos al aire. Acaban de dar los diez de la noche y en televisión se anuncian los resultados más bajos de la historia del PSOE. Los candidatos se agarran a lo aprendido y al apoyo recibido. “Te das cuentas de quiénes están a tu lado y de quiénes no”, reconoce Daoud.
A las 22.40 horas, poco antes de que lo haga el delegado del Gobierno, el secretario general del partido comparece ante los medios y defiende “la transparencia” por la que se ha apostado desde el partido. Carracao muestra “el orgullo” que siente por sus compañeros de partido, especialmente por los que han puesto “la cara” estas elecciones.
Carracao felicita también a la oposición por su subida al Gobierno y se presenta dispuesto a luchar. De este modo, tiende la mano al Partido Popular y presenta al PSOE como “un aliado para defender el interés de Ceuta”. “Seguiremos manteniendo nuestra actitud de lucha”, añade. El rojo se tiñe de negro en la sede del PSOE. Mientras, en televisión suenan gritos de júbilo. “A ver si son capaces”, reta uno de los apoderados, agotado, tras una jornada muy intensa.
Los candidatos lamentan “una mayoría tan absoluta para el PP”, pero mantienen el ánimo luchador. “Seguiremos trabajando”, apunta Melgar. “El futuro lo construimos entre todos”, remarca Daoud. La derrota también los hace más fuertes. Contra viento y marea, por muy azul que ese mar sea.

Información publicada en El Pueblo de Ceuta

Comentarios