Serrat inicia su fiesta desde este sur que también existe



Apurad
que allí os espero si queréis venir
pues cae la noche y ya se van
nuestras miserias a dormir.

Vamos subiendo la cuesta
que arriba mi calle
se vistió de fiesta.


     Joan Manuel Serrat nunca se cansa de preguntar por qué. Quizá por eso nunca recupera su tema Vagabundear. Serrat sigue reflexionando y buscando respuestas en las caras de su público, en el reflejo que ellos le devuelven de sus cincuenta años dedicados a la música. Mira al frente, sin el tono ni la energía de ese “melenas” al viento que enamoró a finales de los 60 a las que anoche en el Auditorio del Sodre a su No hago otra cosa que pensar en ti, contestaban: “¡Y yo!”. No, no tiene ya esa garra ni esa voz pero sí tiene el mismo carisma, la misma meticulosidad para poner letras al corazón más desgarrado, y el mismo arroje para enamorar a sus 71 como lo hizo entonces, cuando el Titiritero o …De cartón piedra; o como lo volvió a hacer anoche en el estreno mundial de su nueva gira.

Serrat llegó a Montevideo para escribir la primera letra de una gira que le volverá a llevar por países como Argentina, Chile o España y con la que celebra sus cinco décadas encima de un escenario, cumpleaños que ha festejado con la grabación de su trabajo discográfico Antología desordenada, una recopilación que combina temas de siempre con una treintena de duetos con las mejores voces.

El público del Sodre, en el que actuaba por primera vez, se levantó emocionado en cuanto el cantautor catalán puso un pie sobre el escenario. Puntual, como no pasaría en España, y ovación de recibimiento. Serrat tiene la capacidad de cantar al oído: a él, que acaba de cumplir cuarenta y se siente reflejado en el ahora que hace 20 años que tenía 20 años, y a aquel otro, que se estrena como papá y escucha con otro espíritu Esos locos bajitos; y a aquella que se enamoró cuando el ave de paso permaneció para anidar en sus brazos.

Pero también a la autora de esta, como dicen acá, “nota”, que escucha con la memoria y el corazón puestos en España al compatriota, ahora que desde la lejanía Cataluña y Andalucía están mucho más cerca, ahora que El sur también existe (tema que levantó al público, y despertó seguro el alma del compañero Benedetti) cobra la emoción de estar y sentir desde este otro sur, tan lejos y tan cerca, tan diferente y tan emocionalmente similar.  Quizá porque de lejos, dicen, se ve más claro que no es igual quién anda y quién camina.

El carrusel del furo fue el tema con el que entró Serrat no a matar, sino a permanecer. Llegó en tonos suaves, de canción de cuna (después entregaría su Canço de bressol, en un intimista regalo de tres temas en catalán). Siguió con aquello de De vez en cuando la vida… y ya ahí, desde la segunda nota, tenía al público en el bolsillo de su americana y sus pantalones vaqueros, indumentaria acorde a la edad pero al mismo tiempo reflejo de ese señor que no quiere perderse en los años, receloso de cantar, y no cantó, eso de No la educó, ya me hago cargo, pa' un soñador de pelo largo, sabiéndose en la certeza, sin embargo, de que todos llevamos un viejo encima.



Cincuenta años de memoria compartida
Las luces, sencillas, jugaban sobre un telón de brillos, que regalaba colores. Los músicos, los de siempre, dirigidos por el maestro Ricard Miralles, con una banda que componen David Palau a la guitarra, Ray Ferrer al contrabajo, Vicente a la batería, y Josep Mas a los teclados.

Serrat recordó conmemoraciones, como la de las ocho horas de la jornada laboral en Uruguay o los 500 años de la llegada del hombre blanco al Río de la Plata, para acabar con la de sus 50 años cantando. Los mismos queVíctor Manuel, que anda de gira rodeado de amigos, con sus 50 años no es nada. Entre los aniversarios no recordó los 76 años, conmemorados dos días antes, de la muerte, lejos del hogar, del poeta Antonio Machado. Aunque cuando entonó Cantares, el público volvió a emocionarse como solo se agarran a la piel temas tan universales y tan cercanos a la memoria colectiva.  

Hubo espacio para la crítica y prologó Niño silvestre llamando a la lucha contra la pobreza infantil. Habló además, con esa melancolía contenida que lo caracteriza, de su sus añoranzas; recuerdos de sus primeros paseos por Montevideo en los que se preguntaba qué tesoro sería ese que llevan los montevideanas debajo del brazo en forma de termo. (Aún sigue sorprendiendo, no a él, pero sí al viajero neófito que se encuentra por primera vez con los rioplatenses de este lado).

De las evocaciones a las sorpresas y sorprendió al público invitando a acompañarle al escenario a dos cantantes nacionales: Fernando Cabrera, que le acompañó en un Titiritero en el que parecía no encajar demasiado, y Cristina Fernández, que ofreció una vocación lírica con la que vistió de gala el tema Es caprichoso el azar.

Para la libertad levantó otra ola de clamor popular. Fueron varias las exaltaciones, aunque pocas tan grandes como cuando Serrat desempolvó sus clásicos en un popurrí que enamoró aún más a un publico entre los que seguro había Penélopes y Lucías que portaban ese nombre porque sus madres amaban al que ahora ellas tenían delante.  

Tu nombre me sabe a hierba cautivó, pero aún más Hoy puede ser un gran día. Un tema que difícilmente se volverá a cantar con el ansia con el que lo entonaban en la gira de El gusto es nuestro. Todos los que estuvimos en aquellos bolos recordaremos por siempre la presencia y la fuerza con la que arropaban ese tema a cuatro voces Serrat, Ana Belén, Víctor Manuel y Miguel Ríos. Quedo tan bien entonces, reconocía el propio Serrat unos días antes en rueda de prensa, que no lo han vuelto a grabar para esta antología sino que han recuperado esa misma grabación de 1996. Pocas giras habrá habido en España con la entrega con la que se lanzaban a mediados de los noventa esos cuatro artistas a la carretera.

Como sin querer pasar, pasó, y llegó el final. Aunque no fue el final. No le dejaron. Hasta tres bises tuvo que regalar el maestro para contentar a su público. Con Fiesta terminó Serrat, como no podía ser de otro modo. Su espectáculo había sido una auténtica fiesta.

Comentarios

  1. Hermosa hermosa crónica Patricia. Muchísimas gracias! Un placer cada palabra en tu relato.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario