Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

La oposición a Evo Morales gana terreno en las locales

Imagen
Bolivia ha elegido el pasado domingo a más de 4.900 autoridades, durante la celebración de las elecciones subnacionales (municipales y autonómicas), que han dado como resultado el descenso del partido de Evo Morales en muchos de los departamentos.
A falta de los últimos datos oficiales, los censos a pie de urna y los recuentos de la tarde del domingo y la mañana del lunes informaban del importante retroceso del partido reinante, el Movimiento al Socialismo (MAS). Ha sido el caso de las alcaldías de las ciudades El Alto y Cochabamba, así como de las gobernaciones de La Paz y Tarija, que han pasado de ser gobernadas por el partido de Morales a quedar un partido de la oposición al frente. Rodrigo Paz, hijo del expresidente Jaime Paz Zamora, ha ganado con una importante ventaja en Tarija, con un 59,3% de respaldo. 
Mientras que en La Paz, el opositor Luis Revilla ha sido reelegido como alcalde con casi el 60% del apoyo. Fue también el caso de Soledad Chapetón, de la oposición, que ha ganad…

Una Ni-Ni uruguaya en El tiempo todo entero

Imagen
No tiene mucho de arriesgado, ni aún menos de original, recuperar y adaptar al siglo XXI una obra tan representada como El zoo de cristal, de Tennesse Williams. Aunque un poco más de debate genera el convertir a Laura Wingfield, la hija cuya mezcla de minusvalía física e introversión la retienen en casa, en una arrogante joven inmersa por decisión propia en la tan nombrada hace unos años generación Ni-Ni.
Para aceptar este cambio hay que ver la obra en un contexto como el uruguayo, donde pese a que se gana poco, se mueve mucho dinero; donde la comida cuesta el doble que en España pero el paro solo alcanza a un marginal 7% de la población, algo así como en la España de derroches de hace dos décadas. Ahora que en mi país la mitad de la población ni trabaja ni estudia por imposición de un mercado en crisis y que eso ha afectado al talante emocional de los ciudadanos, presiento que resultaría ofensivo apostar por esta cara del personaje. Haciendo un esfuerzo de abstracción de la nacional…

Amistad a lo largo

Siempre he sido selecta con mis amigos. Cuando era niña pensaba que los verdaderos sólo podrían serlo después de un largo tiempo de convivencia, historias, chocolate e ideales compartidos. Quizá porque era lo que hasta entonces conocía. Porque mis amigos eran aquellos con los que había compartido tienda de campaña y verano en la playa, a los que no tenía que explicarles nada de mi vida pasada porque ellos habían estado ahí, presentes en los cumpleaños, en los desamores, en los juegos y en los tránsitos de la niñez a la adolescencia, esa en la que confusos y exaltados nos encontrábamos entonces.
Cuando llegué a la mayoría de edad y me trasladé a otra ciudad para estudiar la carrera, empecé a darme cuenta de que lo que me unía a mis amigos, lo que permitía la permanencia del vínculo, no era la cantidad de tiempo compartido, sino la calidad -y calidez- y la trascendencia de esas vivencias. Los amigos que una vez llegada a la juventud perduraron fueron aquellos a los que me unía más que …

Ostia: teatro para escuchar

Imagen
El gatopardo. La edad de oro. La dama de Shanghai. La dolce vita. Lo que el viento se llevó. Cría cuervos. Muerte en Venecia. Roma, città aperta. Las listas de las películas que vimos juntos. La lista de las películas que vieron juntos.
Como las ruinas de la Ostia clásica, de la vía Appia, de las que quedan debajo de los pasos farragosos del turista del foso. El Coliseo que vimos a solas. Como esas ruinas de la ciudad eterna, los recuerdos se corrompen por el ácido del propio recuerdo, por el color de la invención de un miedo que nos hace resguardamos con capas que no nos correspondieron.
Roma es siempre un buen punto de partida. Trasladarte a la gris y borracha parte trasera de Estación Termini, llena de hostales de pocos euros y grandes ratas, en contraste con el blanco y negro –blanco y negro de los recuerdos de nuestros abuelos– de los amantes huidizos que retrató Vittorio De Sica. Estación de partida y de llegada de tantos sueños.
Sergio y Roxana Blanco toman ahí un tren que le…

En la despedida de Mujica: "No me voy, estoy llegando"

Imagen
Aguarda aplacada, paciente. Nadie sabe nada de ella. Es una más de los muchos que esperaban, el pasado viernes 27 de febrero la llegada de José Mujica a la Plaza Independencia. Ansiosas, centenares de personas permanecían pendientes de la aparición del "viejito", el ídolo de masas, el político que ha puesto Uruguay en el punto de mira del mundo por su cercanía, su estilo campechano y su carisma. Ya lo decía Joan Manuel Serrat hace unos días, cuando vino a Montevideo a estrenar su gira: "En todos lados saben quién es el gordito ese campesino que gobierna aquel país perdido allá, eso lo saben, es quizá la mejor contribución que ha hecho este último gobierno".
El amor a Mujica es frontal. Por eso, el pueblo, ataviado con caretas de su presidente saliente, recorría las calles con cantos de apoyo. El ya expresidente uruguayo había decidido homenajear a su pueblo. Y el pueblo le respondió. Choca al extranjero. Nadie se imagina una España en la que las caretas de Rajoy se…

La mitad de Dios, o de cómo los actores llegaron al cielo

Imagen
Un descerebrado militar que, hechizado, empieza a guiarse por sus instintos más primarios. Un párroco de pueblo con alma de Adonis engatusado por el lado hermoso de la vida. Una musulmana aparentemente radical a la que no se le ve ni la cara ni el espíritu. Una azarosa política dispuesta a todo por defender su escaño emocional. Y el mismo papa en versión rioplatense. 
Ese es el punto de partida de La mitad de Dios (obra inconclusa para piano y actores), una obra escrita y dirigida por Gabriel Calderón y que ha regresado a la cartelera montevideana en funciones de jueves y viernes en la sala Sala Zavala Muniz del Teatro Solís. 
Un espacio ruinoso pero bien ataviado que igual puede parecer una cosa que otra es el escenario del que parten estos cinco personajes. El soldado (Fernando Vannet), el cura (Levón), la musulmana (Stefanie Neukirch), la gobernadora (Roxana Blanco) y el papa (Juan Antonio Saraví) se presentan ante el espectador como unos monologuistas infranqueables, que vienen a…