Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

No daré hijos, daré versos

Imagen
No daré hijos, daré versos. El título de esta obra de teatro es ya de por sí tan estimulante, arriesgado y potente que el espectador llega a escena con las expectativas muy altas. 
Delmira Agustini no solo era una poeta de corte modernista. Era una feminista y una activista defensora de una identidad como mujer en unos años en que aún quedaban muy lejos esas revoluciones. Una mujer libre que nació en Montevideo en 1886 y y murió en 1914, asesinada por su esposo, del que ya estaba separada pero al que mantenía como amante. 
No es estrictamente necesario conocer algo de esta poeta uruguaya para entender la obra No daré hijos, daré versos, que se muestra estos días en la sala Hugo Balzo del Sodre, pero es cierto que sabiendo algo de su historia, es más fácil adentrarse en esta arriesgada puesta en escena. 
"Yo lo soñé impetuoso, formidable y ardiente; / hablaba el impreciso lenguaje del torrente; / era un mar desbordado de locura y de fuego, / rodando por la vida como un eterno riego…

De empresarios del Periodismo (I)

Imagen
Me llevaron a comer a Cándido, el famoso mesón segoviano. Nos hicieron sentar en un reservado y me propusieron entrar a formar parte de un gran proyecto periodístico que estaba cuajándose. A mí se me hizo la boca agua y no por la comida. Veía las letras PERIODISMO escritas en gigante junto a mi nombre, como llevaba años soñando. Yo tenía el ego de los 20 años, estaba en segundo de Periodismo y quería comerme el mundo. 
Había comenzado repartiendo periódicos. Pasé a conocer al director, y de ahí a que me invitara a comer al restaurante y a ofrecerme casi casi dirigir el periódico. Yo, que aún estaba en pañales, creí que eran ciertos sus halagos y que había descubierto en mí a la gran periodista que aún no había podido sacar. 
Tuve reuniones, hice mis primeros reportajes y me dispuse a cobrarlos. Cobrarlos y seguir escribiendo más… Pasaron los días, y silencio. Ni dinero, ni periódico, ni sueños. No cogía el teléfono, no estaba en ninguna parte… El director, literalmente, desapareció. Y…

Kronos, el peso de los secretos

Imagen
Qué pasaría si después de cuarenta años de convivencia con nuestra pareja nos enterásemos de que toda nuestra historia se sustentó sobre una farsa, que los cimientos estaban hechos de mentiras y aspiraciones no peleadas. Este es el punto de partida de Kronos, una calma erótica, una obra de Michael Znaniecki, representada en el Teatro Solís hasta este fin de semana.
El diario secreto del escritor Witold Gombrowicz sirve de punto de partida para hablar de las dobles vidas y el apego. La búsqueda de cumplir con unas apariencias y una sociedad por parte del escritor, recreado a través de sus palabras, y la dependencia que hacia él y hacia su recuerdo siente su mujer. Ella es la protagonista, el miedo y la angustia que siente al verse encerrada en una falsa vida de la que no era consciente. El erotismo y la sexualidad no resuelta de su marido son el inicio de un conflicto mental, del miedo por encima de los deseos. 
El escritor encontró en sus palabras secretas la liberación que no le dio…

Autismo, un día para comunicar

Imagen
Un cartel que pone hola. El dibujo de una cara triste, otro de una cara alegre. En orden, y siempre en imágenes, las actividades a realizar: ponerse los cordones de los zapatos, comerse un bocadillo, jugar a la pelota, salir a la calle. Se trata de algunos de los elementos cotidianos de los que se ayudan las familias de niños con autismo. El Trastorno del Espectro Autista (TEA) no es una enfermedad, tal y como hacen hincapié los profesionales sanitarios que los tratan. El autismo, que es más común que la sordera y el Síndrome de Down, se estima que se desarrolla en uno de cada cien niños edad escolar.
"Las personas con Trastorno Autista no están enfermas, y no se puede detectar antes del nacimiento. Es un trastorno del desarrollo que acompaña a la persona desde el nacimiento hasta la vejez; y se manifiesta entre los 18 y los 20 meses. Sienten e interpretan la vida de forma diferente a la nuestra, ni peor ni mejor, solo diferente", explica la psicóloga Cristina Tierra, que d…