Huelva: un ‘ecocidio’ de Franco al siglo XXI

Mil doscientas hectáreas, una superficie mayor que la de la propia ciudad, es lo que ocupa el vertedero de Huelva, un entramado radiactivo que sitúa la ciudad andaluza a la cabeza en los ranking de casos de cáncer en España –hasta un 13% por encima de la media nacional en algunos tipos de tumores, y entre las de mayor prevalencia de esta enfermedad en Europa. Según el Atlas municipal de mortalidad por cáncer en España, que realiza el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad, la probabilidad de contraer un cáncer de pulmón, laringe o tejido conjuntivo entre los residentes en Huelva triplica las de los habitantes del centro de la península.



Marismas de dominio público que, según recoge la Constitución, deberían ser protegidas por las Administraciones. Un hecho que choca con la realidad, según denuncia desde hace años la Coordinadora Ecologista Mesa de la Ría, una organización cuyo objetivo es la regeneración del espacio natural, y que ha llevado hasta Bruselas su protesta. Mientras, afirma la ONG, los partidos políticos y los sindicatos UGT y CCCO son “conniventes con Fertiberia”, y quieren “tapar” el problema sin alcanzar una solución. “Los responsables han sido las administraciones local, autonómica y estatal, que siempre miraron hacia otro lado ante este problema protegiendo a la industria”, anota el secretario de la asociación Mesa de la Ría, el arquitecto Juan Manuel Buendía. 

Huelva se sitúa, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), como la ciudad junto a Cádiz con un mayor número de muertes por cáncer. La diferencia con otras ciudades llega a ser de siete puntos. El eje Huelva, Cádiz y Sevilla constituye un triángulo mortal que engloba las zonas rojas del cáncer de toda la región. Sin embargo, las denuncias de los ciudadanos son casi inexistentes porque, según explican desde la Mesa de la Ría, es complicado demostrar legalmente la relación directa entre la contaminación y las enfermedades y muertes.

Lee el reportaje completo en la Revista CTXT

Comentarios