"Debemos aprender de los Warao la conservación; ellos viven en una armonía perfecta con la naturaleza"


“La película es ficción, pero está basada en muchas historias de hombres y mujeres que hemos conocido. De hecho, que la película comience con ella asumiendo un asiento en la Academia de la Lengua está basado en que realmente hay un indígena de la etnia Warao que lo logró”. Así explica Mario Crespo, director de ‘Dauna, lo que lleva el río’, el origen de esta película, que le ha aportado mucho aprendizaje.

“El hombre occidental debe aprender a vivir de un modo más espartano y menos comercial. Sobre todo debe aprender de los Warao la conservación, ellos viven en una armonía perfecta con la naturaleza, y nada más que toman aquello que van a consumir. Eso es algo que va a contrapelo con nuestra forma de consumir. Nosotros almacenamos y almacenamos, y cuando la fecha de vencimiento pasa, lo tiramos a la basura y vamos a por más”, explica Crespo, que detalla que de su “forma de medicina” también debemos aprender. Son algunos de los valores que busca transmitir esta película. “El arte no resuelve ni da soluciones, pero da bofetadas y enseña lo que hay”, concluye.


"Si no aprendemos a intercambiar no crecemos; la interculturalidades la única supervivencia"

La necesidad de tolerancia entre unas y otras culturas, el respeto, la integración de conocimientos y costumbres, la estimulación de lo positivo. Estos valores son los que recoge la película venezolana ‘Dauna, lo que lleva el río’ y su director, Mario Crespo, no quiso dejar de aludir a ellos durante el estreno del filme. La película se presentó en el marco de la sección oficial del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, en el Gran Teatro, y el director quiso incitar al público a que no visionasen esta película desde la ambigüedad, sino desde las propias y actuales circunstancias que está viviendo el mundo. La necesidad, explicó el director, de trasladar los principios de esta película a la necesidad también de una convivencia pacífica, de un ‘no a la guerra’, tras los atentados de París y la respuesta bélica de los franceses.

La protagonista de esta historia es Dauna (Yordana Medrano), que debe asimilar de su cultura milenaria, de la etnia indígena de los Waraos en el Delta del Orinoco (Delta Amacuro, Venezuela) lo que le sirve, lo que le hace ser quien es, pero debe deshacerse de lo que la limita. “Desde pequeña muestra que quiere aprender y enseñar, lo que le da libertad”, explica Crespo. Del mismo modo, de la cultura con la que convive, "los criollos", debe aprender el progreso que le sea útil, pero deshacerse de lo que le sirva solo para ser peor persona. “Eso le da muchos problemas en su vida, que los defiende con una gran capacidad de resiliencia”, añade.

Lee el reportaje completo en Blasting News
Ver vídeo

Comentarios