India, desarmando mitos

Fotos: Kreativa visual y shutterstock (Passenger6A)


Desde el esplendor a los harapos, de los palacios al hambre, de las lámparas de Aladino y la selva a las cien lenguas. Con contradicciones describía el escritor Mark Twain la India, destino que se sueña antes de abarcarlo. Forma parte de nosotros desde que nos imaginamos recorriendo no sus grandes monumentos, sino sus pequeñas callejuelas, agarrándonos a la literatura que sus escenarios nos evoca, anclándolos a nuestras entrañas. El autor de “Las aventuras de Tom Sawyer” recorrió India a finales del XIX y la describió como “la madre de la historia, la abuela de la leyenda y la bisabuela de la tradición”.

Pero India no es el país idealizado por tantos. Es aprender a encontrar nuestros prejuicios para seguidamente desarmarlos. Como ocurre cuando se llega a Delhi, Agra o Jaipur, las tres ciudades más visitadas del noroeste del país. Distantes entre sí unos 250 kilómetros, conforman el conocido como ‘Triángulo dorado’: una ciudad rebosante de vida, Delhi; la belleza de los monumentos del antiguo centro del Imperio mogol, Agra; y el rosa, radiante, de la ciudad de Jaipur, capital de Rajastán, tierra de fuertes, palacios y desierto.



Lee el artículo completo en Passenger6a

Reportaje -coescrito con Guadalupe Rodríguez-
 y fotografías- publicados en Passenger6a

Comentarios