Redescubriendo a Quiroga

Rioplatense: Natural de Uruguay, amante de Argentina. Precursor, pionero. Contradictorio. Necesitaba el esfuerzo físico para dibujar palabras. Sensibilidad poética.

Luchador; lejos de abandonarse a sus desgracias (las muertes bruscas siempre rondaron por su entorno), las enfrentaba. Sueños de nobleza, desertor de bohemias. Amó Buenos Aires, odió París. Y consecuente hasta el final: obsesionado con ser dueño de su vida, no dejó a la enfermedad cerrar su último acto y se suicidó antes de que el cáncer que le habían detectado decidiera por él.

Horacio Quiroga hizo de él mismo un personaje, se construyó. Hechizado por Edgar Allan Poe y Rudyard Kipling, amante de la literatura rusa, y maestro del cuento latinoamericano. Rompió fronteras y rehizo la prosa. Ahora, la editorial Páginas de Espuma acaba de publicar «Quiroga íntimo (Correspondencia. Diario de viaje a París)», a cargo de la profesora de la Universidad de Granada, Erika Martínez, y que está teniendo una gran acogida en Latinoamérica.
Sigue leyendo en ABC

Comentarios

Entradas populares de este blog

10.000 noches en ninguna parte

El tiempo máximo de permanencia en el CETI pasa de 11 meses en 2011 a 19 en 2012

Entrevista a India Martínez