Menú del día: Revuelto de español con patatas

"Barriga llena, corazón conten­to”, dice el saber popular. O lo que es lo mismo, que los problemas y las penas, con el estómago lleno, se ven menos angus­tiosos. También se argumenta, de ‘voz populi’, que la gastronomía y la cultu­ra van de la mano. “La comida popu­lar, buena o mala, debe constituir para el viajero un dato de tanto valor como el paisaje, con el que guarda siempre una íntima afinidad”, escribía el pe­riodista Julio Camba en su libro La casa de Lúculo o el arte de comer, un clásico de cultura gastronómica. 
Cam­ba lo ejemplificaba argumentando que si uno llega a Ávila y pide caviar, pue­de que le guste, pero ni sabrá apre­ciarlo ni le servirá para conocer cómo son los castellanos. Que se convertirá, concluía, en “un pésimo viajero y un gastrónomo abominable”. Los casi treinta chavales del CETI (Centro de Estancia Temporal de In­migrantes) que ayer recibieron el di­ploma que acreditaba que habían concluido el curso de gastronomía in­tercultural no eran, precisamente, via­jeros. Aunque sí traen a sus espal­das largos recorridos caminados en busca de materializar una esperan­za: España. Este curso -una iniciativa de la asociación Intermun2, en cola­boración con el CETI y bajo el patro­cinio de Balèaria- supone para ellos un paso más hacia la integración, un aprendizaje gastronómico, pero tam­bién cultural y del lenguaje.
Foto Fidel Raso

“Tenedor, cuchara, espumadera, sartén...”, enumeraba uno de los chi­cos -aunque alguna se apuntó inicial­mente, ninguna mujer ha concluido esta formación-, que ayer se encon­traban en el salón de actos del CETI, a la espera de recibir su diploma y, como regalo añadido por participar, una agenda. El aprendizaje de la ter­minología de utensilios de cocina era uno de los temas que incluía el pro­grama del curso, desarrollado durante cuatro meses: entre octubre de 2011 y el pasado enero.

Desde un potaje de garbanzos con espinacas o, por supuesto, una torti­lla de patatas, hasta unos huevos re­llenos, una paella o unos espaguetis a la Boloñesa. Entre las bebidas, ba­tidos de fruta y té moruno. También ‘básicos’ como la mayonesa o deter­minadas salsas. Y en las pasadas na­vidades aprendieron a hacer roscos. Los alumnos han aprendido platos de la cocina Mediterránea, pero también, cada uno de ellos ha aportado los aro­mas y sabores que recuerdan de sus países de origen.

El ‘riz sauce’ es el plato que Soti Pome, un chico de Camerún, enseñó a cocinar a sus compañeros. El ingre­diente principal, el arroz, acompaña­do de un sofrito de ajo, pimiento, to­mate y cebolla. También con arroz es el plato que propuso Sekoun Sogari, guineano. Mohamed, procedente de Costa de Marfil, optó por las patatas, mezcladas en un revuelto con zana­horias. Aunque lo que le han gustado han sido los potajes que ha aprendido a cocinar en este curso.

Se trata de introducir el castella­no a través de la cocina y de enseñar las costumbres, pero potenciado las habilidades sociales, para facilitarles la integración en la vida cotidiana de la cultura española”, explican desde Intermun2, representado por Amalia y Anabel Jaramillo, Rosa Berrocal, Ana Arnedo y Andrea Benavides, que han sido las profesoras del curso.

El director del CETI, Carlos Ben­goetxea, presente en el acto, entre­gó algunos de los diplomas a los cha­vales. Valoró los resultados de este proyecto y la colaboración con la asociación. También acudió, en repre­sentación de la Delegación del Gobier­no, la asesora en Asuntos Sociales, Fá­tima-Zhora Ibrahim, quien también entregó diplomas.

El próximo 7 de marzo, Intermun2 comenzará en el CETI otro curso simi­lar, aunque esta vez destinado exclu­sivamente a la repostería. Después de cada clase, alumnos y profesores dis­frutaban de una velada de conviven­cia mientras degustaban los platos cocinados, para los que, como ya decía Cicerón, no hay mejor condimento que el hambre.

Información publicada en El Pueblo de Ceuta

Comentarios

Entradas populares de este blog

10.000 noches en ninguna parte

El tiempo máximo de permanencia en el CETI pasa de 11 meses en 2011 a 19 en 2012

El Tánger que dejó el Protectorado