El mamífero nacimiento de Darío


Un parto instintivamente mamífero nos llevó al encuentro de Darío el 17 de febrero de 2018, hace un año. Un parto feliz y rápido (apenas cinco horas entre la primera contracción y su nacimiento) en el que ambos estuvimos conectados durante todo el viaje. Yo, que tenía planeado al detalle qué haría durante la dilatación -bailar, cantar, baño caliente, infusiones…- y que sabía con exactitud cómo quería parir -habíamos pedido bañera-, tuve que alejar mi estado mental para dejarme guiar por un cuerpo que clamaba verticalidad y ritmo. ❤️
Dejaba que el dolor se expandiera por todo mi ser. Para después, en los minutos de tregua, respirar y serenarme, conectarme conmigo y con Darío. Nada de lo ideado me servia, pero tampoco lo necesitaba. Era mi cuerpo el que me hablaba y yo solo tenía que escucharlo y dejarme guiar por mi propia naturaleza. Ser mamífera. ❤️ 
Afortunadamente, tenía conmigo a Jeza, que fue capaz de sostenerme y abrazarme cuando yo la necesitaba, pero también de darme espacio. Y de ser la mente por las dos, de agarrar el coche y hacer en 10 minutos un trayecto que se tarda 25 mientras veía como Darío empujaba porque quería salir ya. ❤️ 
Darío tenía prisa y no quiso que llegáramos a paritorio. Ni epidural, ni piscina, ni monitorizacion, ni camas. Dijo salgo y salió. Gritaron "tiene la cabeza fuera” y Jeza instintivamente metió la mano para sostenerlo y que el niño no se cayese al suelo. Sentí a Darío salir. Nuestro hijo había llegado al mundo. 
❤️ Tuvimos la fortuna de pasar solos las tres siguientes horas, piel con piel, haciendo florecer esta maravillosa lactancia que se mantiene hasta hoy. 
❤️ En el informe pone que llegué al hospital a las 4.20 y que a las 4.30 nació Darío. Fue un parto rápido e intenso, maravilloso. Solo necesité escuchar a mi propio cuerpo. Mi mujer nos sostuvo. Nuestro hijo sabía nacer y yo sabía parir. Y juntos hicimos este camino. Un camino que hoy celebramos porque la vida hay siempre que celebrarla. Gracias Darío por elegirnos como tus mamás. ❤️

Comentarios

Entradas populares de este blog

10.000 noches en ninguna parte

El Tánger que dejó el Protectorado

El tiempo máximo de permanencia en el CETI pasa de 11 meses en 2011 a 19 en 2012