Yolanda Besteiros (FMP): “Cada mujer es dueña de su cuerpo y de su personalidad"

Tiene clara cuál es su lucha. O al menos es lo que se denota de la vitalidad que desprende al hablar. Yolanda Besteiros, presidenta nacional de la Federación de Mujeres Progresistas (FMP) desde 2007, lleva años abanderando la batalla por “la igualdad de oportunidades” a la que se enfrentan cada día mujeres de todos los rincones del mundo. Aunque de unos lugares más que de otros. 

FOTO: REDUAN
Es el caso de las personas a las que va dirigido el curso que Besteiros ha venido a presentar a Ceuta. Mujeres, pero además inmigrantes. Un doble perfil que dificulta el transcurrir de la cotidianidad. Esta formación está incluida en el Programa de ‘Promoción de la salud sexual y reproductiva de las mujeres inmigrantes’ que la FMP está desarrollando a nivel estatal y que desde ayer se lleva a cabo también en Ceuta.
La presidenta considera “clave y fundamental” el papel de la educación, ya que, según explica, es la base para la toma de decisiones. “Para cuestiones tan básicas como decidir cuántos hijos se desean tener o si mantener relaciones sexuales de una manera libre y espontánea, hace falta estar informada de los derechos que te corresponden y formada en cuanto a las connotaciones que la salud sexual y reproductiva tiene y los riesgos evidentes que conlleva”, explica Besteiros, “cada mujer es dueña de su cuerpo y de su personalidad, pero muchas no tienen esa capacidad de decidir, sobre todo en algunas culturas”. En ese sentido, Besteiros explica que no se puede hablar “de salud reproductiva si no hay salud sexual: son dos binomios, que implican libertad de decisión, pero en donde aún hay un profundo desconocimiento”.
Una realidad que deja muchos flecos sueltos y que, desde la FMP, intentan atar. “A las mujeres aún les queda mucho por avanzar”, apunta su presidenta. Ella, nacida en Villar del Cobo (Teruel) en 1966, lo aprendió desde muy niña, cuando después de comer, su madre la enviaba a fregar los platos mientras sus hermanos -es la pequeña de cinco- se echaban la siesta. Allí empezó su “rebeldía feminista”, que se potenció tras ver en Televisión Española un reportaje de la periodista Carmen Sarmiento sobre la mujer en el Tercer Mundo. Besteiros era por aquellas una adolescente; desde entonces no ha dejado de buscar “a las mujeres que luchan por la igualdad”, hasta terminar convertida en una de ellas. 
Son muchos, en ese sentido, los problemas que el sexo femenino debe afrontar. Algunos de ellos los enumera durante su entrevista con EL PUEBLO: “La crisis se está cebando muy especialmente con las mujeres, que ya partían de una alta tasa de desempleo y que ahora se ha disparado. La percepción del salario: las mujeres cobramos un 30% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo. Aún vivimos en la separación tradicional de los trabajos, según la cual se considera que quien debe mantener la economía familiar es el hombre mientras que la mujer se debe dedicar al cuidado y alimentación, y si trabaja, debe ser una economía complementaria a la del hombre. Para la conciliación de la vida personal, familiar y laboral queda mucho, y en cualquier caso se trata como si sólo debiéramos conciliar las mujeres. Es básico que se avance en corresponsabilidad, pero debemos tomar medidas todos y no sólo las mujeres. Aún queda mucho por avanzar también en lo referente a empoderamiento político: a excepción de la presidenta del Gobierno de Alemania, Ángela Merkel, no hay presencia femenina entre los poderosos del mundo, entre los que toman las decisiones, ni en los Consejos Rectores o de Administración, a pesar de que las mujeres somos mayoría en las universidades y tenemos mejores expedientes académicos.
En cuanto a la lucha contra la violencia de género queda desarrollar por completo la ley, y que estas medidas se apliquen. Está perjudicando mucho el contramovimiento -que apunta que las mujeres utilizamos estos derechos para quedarnos con la vivienda familiar y los hijos- porque está limitando el desarrollo y protección de mujeres. Son generalizaciones que están haciendo mucho daño porque calan en quienes aplican la ley”. Estos son algunos de los problemas que la presidenta de la FMP apunta. Besteiros concluye con una idea: “Hemos avanzado mucho en materia legislativa, pero falta tomar conciencia de lo que se tiene, trabajar no la letra de la ley, sino su práctica”.

Entrevista publicada en El Pueblo de Ceuta

Comentarios