Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

Paseo por Grecia

Hasta lo alto del Acrocorinto llega el embrujo de Eos, hetera de la Diosa Afrodita. Aunque de los mercados y los templos griegos apenas si se conserva alguna piedra. Corre viento y el mar Jónico intenta abrazar al Egeo. Veinte periodistas y un escritor, Jesús Sánchez Adalid, inician allí, a 7 kilómetros de la Corinto moderna, un viaje. Una peregrinación que simula la de Podalirio, personaje protagonista en la novela que el escritor presenta en el corazón del Peloponeso, Grecia. El libro, «Los milagros del vino» (Editorial Planeta), está ambientado en la Grecia del siglo I d.C. Los veinte periodistas y el escritor han viajado desde Madrid a Atenas para sumergirse en los mismos escenarios donde se desarrolla la acción. Podalirio, un sacerdote de Asclepio, el Dios griego de la medicina, ve tambalear sus ideas politeístas tras la llegada a Corinto de San Pablo, que le hablará de un hombre, hijo de un solo Dios, crucificado veinte años atrás y resucitado tres días más tarde. Sigue leyendo …

Literatura italiana, ¿la gran olvidada?

Después de que, por su culpa, Roma se llenase decandados–cuando los lectores, imitando a la pareja de enamorados de la novela«Tengo ganas de ti», escribían sus iniciales en los candados, los enganchaban en el puente Milvio y tiraban la llave al río Tévere–, el escritor italianoFederico Moccia llega el domingo a la Feria del Libro de Madrid con su novela«Perdona pero quiero casarme contigo», editada por«Planeta».


Tras el éxito que cosecha en Italia y alcanzar las primeras ventas en España desde su publicación el pasado enero, en su editorial esperan que la firma de libros –de 10.30 a 21 horas en varias casetas– alcance el mismo éxito. Pero no todo el mundo piensa lo mismo. «Moccia no vuelve a vender un libro en su vida», apunta Carlos del Hierro, el dueño de la única librería específicamente italiana de Madrid. «Federico Moccia o Fabio Volo son autores sin ninguna trascendencia —añade la directora del departamento de Filología italiana de la Universidad Complutense de Madrid, Aurora Cond…

Dominique Lapierre

Imagen
De no ser escritor, hubiese sido criador de caballos. Le encantan. Pero se hizo escritor convencido de que así podría cambiar el mundo. Dominique Lapierre, autor de éxitos como «La ciudad de la alegría» o «Esta noche, la libertad», no ha perdido ese optimismo. Tiene la fuerza del caballo y la ternura de los niños que conoció en Calcuta. No empieza un libro hasta que no reúne «voluntad y material suficientes para escribir diez libros», y cuando lo hace, primero rellena tres columnas sobre el lugar: en la primera anota colores; en la segunda, sonidos; y en la tercera, olores. «Quiero dar al lector la impresión de que vive la historia desde dentro», explica. Es francés, pero habla un perfecto español. Ahora regresa a Madrid para presentar en la Feria del Libro la reedición que la editorial Planeta hace de sus obras claves. Ha escrito (gran parte al alimón con Larry Collins) sobre los grandes temas de la historia contemporánea: la II Guerra Mundial en «¿Arde Paris?», la guerra civil español…

Huelva llega hoy a El Rocío

Imagen
Lloran los pinos del coto despidiendo a las carretas. Los peregrinos terminan esta noche el camino que lleva a la ermita de El Rocío. El miércoles salieron las carretas de la Hermandad de los Emigrantes; ayer, las de los onubenses de la capital. Hoy era el turno de partir para los hermanos de los pueblos más cercanos a Almonte. Esta mañana, a las cinco de la madrugada, se despertaban los rocieros que empezaban hoy el camino. Entre ellos, un grupo de onubenses del Hospital Infanta Elena de Huelva dispuestos a hacer la peregrinación junto a la Hermandad de La Palma del Condado. Charo, auxiliar de enfermería del hospital, es una de las mujeres que lleva la voz cantante en el grupo. Cada año, entre todo el personal del hospital que le apetece hacer el camino, alquilan una carreta. «Llevamos ya cerca de doce años viniendo juntos», explica Charo. El camino es polvo y risas, rebujito y la medalla de la virgen colgada al cuello. Una guitarra, una caja y una pandereta. Una sevillana palmeada ent…

Ismael Serrano canta en su casa

Imagen
Y con el tema «Vuelvo»... volvió a Madrid. Ismael Serrano ofreció anoche un concierto en una casa construida para su público, que desde hacía días había agotado las entradas.
Con sombrero negro que pronto dejó en el perchero y traje marrón, en un decorado con barra de bar, bola del mundo, cuadro en la pared y sofá granate invitó a todos a pasar a su salón. Sobre el escenario, combinando ternura y comicidad, el cantante recreó la historia de su comunidad de vecinos, como la de la señora Maruja, una anciana que aún recuerda aquel día, en el que,«con quince primaveras y pocas mentiras que contar», soñaba con ver el mar... De este modo, animó a su público a jugar a los cuentos, a conocer las historias que daban pie a las canciones, ofreciendo así un concierto en dos vertientes: uno agradable para cualquier público; otro exquisito, lleno de guiños, para sus fieles, que podían leerlo (o escucharlo) entre líneas.
Se entregó y, como prometió, sonrió más a menudo y dejó en el descansillo el talan…

La forma hecha poesía

Imagina. Una ciudad que se construye en base a la lírica olvidando su utilitarismo. Una arquitectura que se ideó pero que, en su mayoría, nunca llegó a materializarse. Unos artistas que soñaron un lugar en el que se viviese feliz, hacer de la forma una ilusión.
Arquitectos que apostaron por la experiencia colectiva. Un mundo más hospitalario. Utopías imaginadas entre los años treinta y setenta del siglo XX. Propuestas llegadas desde el otro lado del Atlántico: Brasil y Chile. Aunque la idea inicial hubiese sido aumentar a otros países, la falta de tiempo obligó a acotar.
Sigue leyendo en ABC